Si sueles cortarle las uñas a tu perro sólo cuando lo llevas a la peluquería canina en Alcobendas, quizás no lo estás haciendo bien. La frecuencia con la que debes cortárselas depende del tipo de raza y del desgaste particular de cada perro. Aunque en la mayoría de los casos se recomienda hacerlo cada 15 días.

Unas uñas excesivamente largas provocarán que el perro no camine sobre sus almohadillas, sino sobre las uñas y el peso se cargue sobre los huesos, lo que puede convertirse en un problema para tu mascota. En tu peluquería canina en Alcobendas pueden aconsejarte personalmente sobre la frecuencia y métodos más adecuados.

En cualquier caso, tendrás que cortarle las uñas más veces de las que lo llevas a la peluquería, por lo que te recomendamos que lo acostumbres desde cachorro a manipularle las patas. Así, evitarás que tanto tú como tu mascota paséis un mal rato cada vez que haya que hacerlo.

Las uñas caninas están compuestas de dos partes:

- La parte rosada. Está zona tiene capilares, vasos sanguíneos y terminaciones nerviosas, por lo que hay que evitar tocarla.

- La parte oscura o blanca (dependiendo del color del perro). Es la uña ya muerta que tenemos que cortar.

Hay que evitar llegar a la parte rosada. Esto es más fácil de apreciar en los perros que tienen las uñas blancas. Por lo que os recomendamos que cortéis poco a poco.

Las uñas de los perros son más duras por lo general que las de animales como los gatos. Para ablandarlas y que sea más fácil, puedes realizarlo justo después del baño.

Si necesitas consejos sobre cómo cortarle las uñas en casa a tu perro o una peluquería de confianza, en Orejotas podemos ayudarte. Contamos con profesionales expertos en la higiene y belleza de tu mascota. Ponte en contacto con nosotros.